Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.
Política de cookies +

Técnicas de modificación de conductas

Las conductas son  los comportamientos que nuestros hijos tienen frente a determinadas situaciones de su entorno o en su mundo de estímulos. Este comportamiento lo realizan bien consciente o inconscientemente. En ocasiones, como padres, buscamos herramientas para modificar aquellos comportamientos que consideremos inaceptables en nuestros hijos. A continuación describo algunas de las técnicas más extendidas para conseguir este objetivo: Refuerzo positivo, Extinción, Modelado y Tiempo fuera

REFUERZO POSITIVO

La aplicaremos cuando deseamos que nuestro hijo instaure, mantenga o repita una conducta deseada premiando dicha conducta.

¿Cómo la aplicamos?

Tendremos en cuenta lo siguiente:

  • Debemos seleccionar la conducta que deseamos instaurar o incrementar.
  • Seleccionaremos un refuerzo que sea “atractivo” para nuestro hijo.
  • Estos refuerzos tienen que ser tangibles y concretos, por ejemplo fichas, puntos, golosinas, un elogio, una caricia…
  • El refuerzo debe de ser inmediatamente realizada la conducta que deseamos reforzar.
  • Debemos reforzar la conducta deseada cada vez que esta aparezca para así lograr un aprendizaje más rápido.
  • Es importante no utilizar siempre el mismo reforzador a fin de evitar que nuestro hijo se canse de dicho refuerzo.
  • Periódicamente debemos de analizar cómo va nuestro programa a fin de realizar los cambios oportunos, en el caso que fuese necesario.

EXTINCIÓN

La aplicaremos cuando queramos suprimir un comportamiento no deseado.

¿Cómo la aplicaremos? Dejando de recompensar la conducta no deseada.

Tendremos en cuenta lo siguiente:

  • Debemos identificar los estímulos que provocan dicha conducta observando formalmente al niño y cuando tiene un comportamiento no deseado ver qué estímulos lo están conduciendo a dicha conducta.
  • Tenemos que tener en cuenta que en la primera fase es probable que se incremente la conducta no deseada. En esta fase es importante no ceder a las demandas del niño porque si se mantienen los padres en esa postura, la conducta terminará por disminuir.
  • Es importante también que tengamos presente que la extinción elimina la conducta pero no veremos los efectos de manera inmediata, lleva un tiempo.

MODELADO

Consiste en conseguir que nuestros hijos aprendan una nueva conducta mediante la observación de un modelo (padre o madre) que emita dicha conducta.

¿Cómo la aplicaremos?

  • Buscaremos que nuestro hijo observe una conducta que deseamos que aprenda y que la adquiera.
  • Intentamos que nuestro hijo “imite” dicha conducta y nos narre lo que está haciendo.
  • Cada vez que ejecute dicha conducta, en la medida de las posibilidades, reforzamos dicho hecho.

TIEMPO FUERA

 Consiste en quitarle al niño un refuerzo positivo que antes tenía, durante un determinado período de tiempo.

 ¿Cómo la aplicaremos?

  • Primero debemos explicar al niño lo que como padres esperamos de él y qué comportamientos no deseamos.
  • Si nuestro hijo rompe una norma o la ignora, debemos avisarle lo que puede pasar.
  • Si pese a ello insiste en dicha conducta iniciaremos el tiempo fuera situando a nuestro hijo en un ambiente “aburrido” (y no muy alejado de nosotros)
  • La duración del tiempo fuera es aproximadamente un minuto por año de edad.
  • La orden del tiempo fuera se debe de dar de forma tranquila y sin gritar. Si el niño intenta discutir, es importante no hacerle mucho caso y continuar con la aplicación del tiempo fuera.

Agregar comentario


  • Comentario
  • Vista previa
Loading